soy un spamer

30 mayo, 2005 :: 19:33 | Esto es puro abp

Sesión de Spamholicos Anónimos, viernes a las 20:00h.
En un circulo de siete u ocho personas (mujeres y hombres, jóvenes y algún mayor, incluso algunos con pintas de gente “bien”), uno de los chicos jóvenes se levanta y respirando hondo empieza a hablar:

– Hola me llamo dvd y soy spamer. – dice mirando al grupo que le rodea.
El resto del grupo responde al unisono: – Dvd, te queremos.
El chico joven se sienta y empieza a hablar de sus experiencia…

Todo empezó como un juego, como una pequeña travesura. Había acabado un pequeño proyecto que era algo así como una web para enviar por correo electrónico, una idea sencilla pero con fuerza y posibilidades. Lo anuncie por la vía idónea, una lista de distribución de correo de mi trabajo, pero pensé: “Y si lo envio por el resto de direcciones que poseo de mis compañeros de trabajo (todas estaban en la lista de distribución) así llegara la misma información por dos canales”.

La segunda vez fue peor. El motivo el mismo, un nuevo proyecto pero esta vez enmarcado a su vez en toda una experiencia nueva, se trataba de conseguir atención sobre una sección en un web que empezaba una nueva época. Esta vez usar la lista de distribución no estaba justificado, pero la use, el uso de las direcciones “profesionales” de mis compañeros tampoco pero las use, también las personales de mis compañeros y conocidos, además envíe el mismo correo anunciando lo mismo desde todas mis direcciones habituales de correo (tres en aquella época), pero ya estaba atrapado en la espiral de caos y perdición que hasta llegue a enviar correos a aquellas direcciones que por un mal uso del reenviar aparecen como estelas en los e-mails encadenados. Se de personas que recibieron el mail cuatro veces. Y lo malo es que me sentí bien.

Creí superarlo, e incluso resistí algún que otro momento de ansiedad, y no volví a usar la táctica del spam para la difusión. Pero llego el fatídico día que el demonio se volvió a aparecer en el reflejo de la pantalla del monitor y volví a spamear.

Fue el otro día, al poco de iniciar esta nueva aventura de abotepronto.net. Volví a spamear. Use las direcciones que tenia en mis direcciones de correo (en este caso, solo he usado dos) pero sintiéndome muy poco aliviado idee un nuevo sistema. Inicie mi recorrido spamer en un blog que suelo leer con frecuencia y postee un anuncio de mi blog, elegí un link al azar y volví a spampostear, otra vez, y otra y otra. Saltaba de blog en blog y cuando me desperté estaba muy lejos y sin conciencia de que había hecho. Pero tengo que reconocerlo he spameado otra vez para que mi aventura tuviese un poco de voz. De ahí que en el post anterior alguno de sus autores comentaba pidiendo revancha y a su vez recomendaba su propio blog.

Desde aquí hago propósito de enmienda y ya he conseguido la chapita de cinco días sin spam. A ver cuanto me dura ;)

Ahh se me olvidaba, este post venia a cuento también para explicar el origen de la palabra spam… que no es otro que un sketch de los Monty Python. Corto y pego desde la wikipedia

El origen de la palabra spam tiene raíces estadounidenses con unas curiosas derivaciones socio-culturales:
La empresa charcutera estadounidense Hormel Foods lanzó en 1937 una carne en lata originalmente llamada Hormel’s Spiced Ham. El gran éxito del invento lo convirtió con el tiempo en una marca genérica, tan conocida que hasta el mismo fabricante le recortó el nombre, dejándolo con solo cuatro letras: Spam. El Spam alimentó a los soldados soviéticos y británicos en la Segunda Guerra Mundial, y desde 1957 fue comercializado en todo el mundo. En los años 60 se hizo aun más popular gracias a su innovadora anilla de apertura automática, que ahorraba al consumidor el uso del abrelatas.

Fue entonces cuando los Monty Python empezaron a hacer burla de la carne en lata. Su divertidísima costumbre de gritar la palabra spam en diversos tonos y volúmenes se trasladó metafóricamente al correo electrónico no solicitado, que perturba la comunicación normal en internet.

En un famoso sketch de 1969 (Flying Circus), los comediantes británicos representaban a un grupo de hambrientos vikingos atendidos por solícitas camareras que les ofrecían “huevo y panceta; huevo, salchichas y panceta; huevo y spam; huevo, panceta, salchichas y spam; spam, panceta, salchichas y spam; spam, huevo, spam, spam, panceta y spam; salchichas, spam, spam, panceta, spam, tomate y spam, …”. La escena acababa con los vikingos cantando a coro “Spam, spam, spam, spam. ¡Rico spam! ¡Maravilloso spam! Spam, spa-a-a-a-a-am, spa-a-a-a-a-am, spam. ¡Rico spam! ¡Rico spam! ¡Rico spam! ¡Rico spam! ¡Rico spam! Spam, spam, spam, spam”.

Como la canción, el spam es una repetición sin fin de texto de muy poco valor o ninguno, que aplicado a los mensajes electrónicos, se refiere a los mensajes enviados de forma masiva y dirigidos a personas que, en principio, no desean recibirlos.

2 comentarios en “soy un spamer”

  1. mnc comenta:

    tio, vaya peazo texto más largo. Es como pillar una enciclopedia y leerte lo que dice de una palabra, muy cultura, muy sugerente, pero también muy….

  2. dvd comenta:

    Uhmm, pues si algo largo… pero es una historia verídica. O sea la primera parte no es sacado de ninguna enciclopedia, es real (bueno, Spamholicos Anónimos no existen pero queda poco para que la funden) y por eso en el post de kim ki duk hay posts que hablan de spam (algunos de los sufridores de mis malas artes), pero si es un peazo de texto muy largo.

Haz un comentario