Lecturas Estivales (II) Todos son preguntas

10 septiembre, 2005 :: 9:25 | Esto es puro lletraferit

Saltándome la lista de lecturas pendientes, en mi visita a ese templo del consumismo lletraferit cuyo nombre empieza por f y acaba por nac me agencie dos libritos que resultaron ser las lecturas dos y tres del verano. Ambos son ligeritos y de lectura rápida, pero la verdad es que este todavía me tiene atrapado.

Yo de mayor quiero ser como Juan José Millas, o al menos parecerme. Hace tiempo que lo pensaba y aunque no he leído ninguna novela de este autor, le había escuchado en la radio (colabora en el programa La Ventana de la SER) y alguna columna en alguna revista (en un Interviú creo recordar, pero eso es otra historia) Me imagino que escribir es un arte y como todo arte hay que practicarlo (eso de que las musas te pillen trabajando) y este señor practica mucho pero no deja de asombrarme como escribe este señor.

El libro es un “recull” de artículos presentados en el periódico El Pais durante el verano del 2004 en donde se plantea un ejercicio: una foto ya publicada en el periódico y un texto sobre la misma.

El libro se ha publicado este año pero los artículos son antiguos así que se pierde un poco de contemporainedad en las historias que presenta pero gana en memoria histórica y de la mas interesante: la memoria histórica reciente. En este mundo cada vez mas acelerado todos sufrimos del síndrome de la memoria cristalizada: nos acordamos de historias pasadas (que esta muy bien y ya es hora de tratar temas como la guerra civil) pero no de lo que ha pasado anteayer (o el verano pasado)

Una foto y una reflexión, parece poca cosa pero cada foto es un mundo y cada articulo lo habita de seres: personajes, historias, detalles, preguntas, reflexiones y marcas para navegantes.

Es un libro de lectura rápida, pausada (puedes pararte al acabar cada articulo y esperar a leerte el siguiente) y preparada para el consumo pero eso no significa que sea un libro cómodo, no lo es. Hay casos donde el texto te atrapa, te tira al suelo y te sacude una y otra vez hasta que cuando acabas solo puedes hacer otra cosa que cerrar el libro, respirar hondo y mirar al horizonte.

Porque el libro cumple con lo que anuncia en su titulo, todo son preguntas, pero el problema es que como dice el propio autor al final de uno de sus artículos: No tenemos todas las respuestas.

3 comentarios en “Lecturas Estivales (II) Todos son preguntas”

  1. carmen comenta:

    Recuerdo bien la primera vez que leí un libro de Millás,se llamaba “tonto,muerto,bastardo e invisible” (con un título así,como para no acordarse),me ha hecho disfrutar mucho,sobre todo,porque parece que tiene una visión de la realidad diferente a la de la mayoría de la gente.
    También es verdad que los últimos libros que ha publicado no son santo de mi devoción,pero sigo sus columnas semanales en El País,me gustan mucho unas que hablan sobre personas que son enterradas con su móvil y desde allí llaman a alguien (llámame retorcida si quieres),y tengo una guardada sobre el desastre del submarino ruso que se hundió,que habla sobre lo que es la literatura en estado puro,a raiz de la que escribió uno de los oficiales antes de morir.
    Me olvidaba de las columnas que más me hacen reir,que son las que hablan sobre los miembros del principal partido de la oposición,como dirías tú,pura azidez.
    Tenías razón,los post que tenías preparados me iban a interesar.
    Por cierto,ya sé que no tenemos todas las respuestas,pero ese no es trabajo de los filósofos?

  2. dvd comenta:

    El trabajo de los filósofos es la realizar preguntas, la gracia es que no siempre se tiene las respuestas.

  3. abotepronto.net » Blog Archive » el curioso libro del curioso incidente del perro a medianoche comenta:

    [...] Además en mi caso también ha llegado a mis manos de una forma curiosa, este verano estando de paseo por una ciudad no muy grande, David y yo estuvimos ojeando en una libreria. Yo acaba de leerme los cuatro libros que ya reseñe por aqui y buscaba la quinta lectura del verano y David quiso comprar algun libro. Yo vi este libro por un mostrador y se lo recomendé (recordaba una reseña del libro en Microsiervos). David no estaba muy convencido pero le ayude al decirse: “Cómpralo, léetelo y si no te gusta te lo pago yo, pero si te gusta tendras que dejarmelo leer” Ya sabéis como acaba la historia, ¿no? [...]

Haz un comentario