dinero de curso legal (22)

17 octubre, 2005 :: 20:44 | Esto es puro azido

El sábado me explicaban una anécdota (bueno el sábado me explicaron varias de anécdotas pero no todas son graciosas y ahora que la pienso esta que voy a contar tampoco tendría que serlo pero como suelo reírme de todo…) sobre una situación que supongo deben dar más habitual de lo que pensamos.

Vamos al grano… (los nombres y las identidades han sido cambiados para salvaguardar la intimidad de los protagonistas)

La situación es la siguiente: un tipo se acerca a comprar una tarjeta multiviajes a la estación del metro y siguiendo el proceso impuesto (ahora para comprar billetes y/o tarjetas te debes dirigir a las maquinas automáticas) se acerca a la maquina para darse cuenta que no puede pagar la tarjeta porque los últimos cinco céntimos del precio los tiene que pagar en monedas de un céntimo… pero la maquina no los acepta. Sorprendido (aunque es consciente que muchas de las maquinas expendedoras no aceptan las monedas de uno o de dos céntimos) se acerca a la cajera, operadora,.. (no se como se llama el cargo de la gente de las estaciones de metro) y le dice:

– Perdona, quiero comprar una T-10 pero no puedo porque la maquina no acepta monedas de un céntimo.

– Si es verdad – la chica le mira con cara de palo, cerrando el periódico que estaba leyendo en la garita- tampoco de dos, tienes que usar monedas de cinco céntimos o superiores.

– Ya lo he visto, pero es que no tengo más monedas de cinco céntimos.

– Pues yo no tengo cambio – y abre el cajón de la caja para mostrar que esta vació –

– Pues entonces véndeme tu la tarjeta, no necesito cambio.

– No puedo, tienes que comprarla en la maquina

– Ya pero la maquina…

– Ya – la chica le mira y bufa por primera vez, pero no dice nada más. Pasan unos segundos.

– … esto… – el chico hace un ademán con las manos indicando que tiene prisa – ¿qué hago? ¿Me cuelo?

– No, hombre, no. ¿No tienes otra forma de pagar la tarjeta?

– No

La chica vuelve a bufar y repite la mirada de animal deslumbrado por los faros de un camión en plena noche

– Pues no se…

– Pues llama a alguien que lo sepa, tu coordinador o lo que sea.

– Es que las maquinas no aceptan las monedas…

– Ya, pero ¿qué pasa? ¿Es qué mi dinero no es de curso legal?

La chica vuelve a mirar al hombre y se levanta de la silla. Deja el periódico y de mala gana se va a un lado de la garita. Abre una bolsa, saca un monedero y vuelve a la ventanilla.

– ¿Qué necesitas, una moneda de cinco céntimos?

– Si

– Pues toma,- y pone una moneda en la boca de la ventanilla- pero que sepas que este es mi dinero y no tengo por que usarlo.

– Pues yo te lo agradezco pero no es culpa mía que tengas que hacer este tipo de favores – el chico pone una mueca picara en su boca- y creo que tendría que hacer una queja o algo parecido.

– Pues si, y eso no se hace aquí – la chica se queda un poco parada cuando el hombre se ríe y se da cuenta que ha demostrado que lo único que quiere es que la dejen tranquila y leerse el periódico de una vez.

Al final el hombre saco la T-10 se despidió de la cajera y pillo el metro con un breve retraso de quince minutos.

Por ahora no ha realizado la queja formal y yo dudo que la haga pero supongo que la próxima vez no intentara usar monedas de uno o dos céntimos en la maquina. O si.

Posdata: La foto que ilustra el post esta sacada del grupo Metro de Barcelona del Flickr. Y es una de las tipicas salidas en una estación del metro de Barcelona.

4 comentarios en “dinero de curso legal (22)”

  1. mary carmen comenta:

    es un poco surrealista que nos pase una situacion asi , o sea que tenemos un dinero de curso legal pero inutilizable segun las circunstancias juass, y para colmo aguantar la cara mala lexe del empleado-a de turno por sacar de nuestro monedero esos centimillos que no vlen pero si no los llevas no pasas …

  2. dvd comenta:

    Pues si, es verdad que más de un país de la zona euro no usa monedas de uno o dos céntimos y todos sus precios se redondean a 0 ó a 5 céntimos (vaya como aquí)pero también es verdad que nosotros no somos uno de esos países. Más información en la Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Euro)

    Y lo de la cara de mala leche pues que también en eso tenemos que aguantarnos…

    O eso o plantear algo tipo “Yo no pago” y crear un movimiento de desobediencia civil hasta que las máquinas acepten todas las monedas (y billetes, ya puestos) de curso legal :):) A las barricadas!!

  3. dani comenta:

    mira lo de los billetes me parece más dificil, incluso comprensible, porque estas maquinitas solo estan pensadas para dar el cambio en monedas. No me quiero imaginar un cambio de un billete de metro pagado con un billete de 100 euros. Lo de las monedillas, pues seguro que es mucho más sencillo, pero el problema no radica en ese detalle.

    El problema surge cuando se intenta usar un medio (en el cual nos bombardean con anuncios para no colarnos) y por “nosecomollamarlo” no se puede hacer con toda la facilidad del mundo (mucha más gente lo utilizaria). Aquí, en estos pequeños detalles es cuando se puede decir que el sistema de transportes de BCN es una MIERDA!!!! y el billete caro (calidad/precio)

    Por suerte he podido probar uno de los mejores sistemas de transporte del mundo y no tuve ni UN solo problema, por que??? porque piensan en aquello que el viajero pueda necesitar y se facilitan medios para solucionarlo, incluso, al extranjero que no tiene ni pajotera idea del idioma.

    Mi pregunta ahora es, para que sirven los empleados que estan en las estaciones? si no me solucionan el problema que puedo tener para que sirven? otra pregunta es, porque las funciones de los empleados es diferente en cada estación? (por ejemplo en Tetuan si que venden tarjetas).

  4. dvd comenta:

    Ok, el tema del cambio lo acepto pero no lo de que en uno de los mejores sistemas de transporte no tuviste ese problema porque te recuerdo que en las máquinas no se podían usar las monedas por debajo de 10 :);) pero también es verdad que en ningún momento nos dijeron que fuera imposible pagar esos billetes en taquilla con esas monedas que es lo sangrante de la situación.

    Pues no se que de sirven los taquilleros si no lo son. ¿De seguridad? Pues tampoco porque como si las bocas de metro no fueran coladeros. La verdad es que el metro de Barna es algo a empezar a denunciar seriamente (y no solo por esto de las máquinas, bocas de metro cerradas en fin de semana y vacaciones, gente colándose descaradamente,…)

Haz un comentario