espósame

12 mayo, 2006 :: 15:51 | Esto es puro abp con unos toques deTales' Weaver

Mi amiga Miriam tiene unas esposas en su mesita de noche. No son unas esposas de esas fashion, con terciopelo y de color rosa, de sex-shop de alto standing o de plástico cutre que venden en los todo a 100. Son unas esposas reales, de las que usa la polici­a (o usaba)

Cuando habla de ellas, Miriam sonri­e y su sonrisa se hace más amplia cuando alguien le pregunta para que las quiere:

“Para que me esposen, ¿has practicado sexo esposado al cabezal de una cama?”

No te invita a practicar sexo con ella, simplemente te informa que ella tiene unas esposas y las utiliza de vez en cuando. Para practicar sexo.

A mi la verdad no se si me gustarí­a que me esposaran (ni para practicar sexo, ni para otras cosas) pero claro hay gente para todo en el mundo.

 

6 comentarios en “espósame”

  1. Micko comenta:

    Yo tengo una esposa.

  2. dvd comenta:

    ¿para practicar sexo? perdón por la confianza :);)

    Oye por cierto yo tengo una deuda contigo (y con tu mujer) pongo manos a ello :)

  3. carmen comenta:

    Propongo un juego de agudeza visual a resolver en una fracción de segundo: ¿cuál de los diputados de la foto quiere esas esposas para practicar sexo?

    Respuesta: ninguno de ellos, puesto que todo el mundo sabe que los diputados del PP no practican sexo,porque se reproducen por esporas.

    Un beso y felicidades por un año de blog, que la fuerza te acompañe.

  4. dvd comenta:

    Asi al menos no estare solo :);)

    Muchas gracias, la verdad es que no ha sido tan duro :) vamos a por el segundo

  5. abotepronto.net 1.0.0 — oscuro como el negro comenta:

    [...] … ejecutivas con gafas (con una pinta de poli dura de esas que te mueres de ganas que te esposen)… [...]

  6. abotepronto.net » Blog Archive » Irene Suárez, mi amiga Miriam y los concursos de vacas comenta:

    [...] es en este momento que aparece mi amiga Miriam (ya os hable de ella) Resulta que por esa época estaba un poco afectada porque su sobrino le había dicho que había [...]

Haz un comentario