mientras tanto, en el mundo…

14 junio, 2006 :: 12:21 | Esto es puro abp

Mientras sigo enfrascado en imágenes y poesías recordadas, acabo de enterarme que es el veinte aniversario de la muerte de Borges. No soy un gran aficionado a las efemérides (se me dan fatal las fechas) pero Borges es mucho Borges y justo leer la noticia me he acordado de un fragmento del cuento la Biblioteca de Babel (que no me se de memoria pero me gustaría)

El universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas. Desde cualquier hexágono se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente. La distribución de las galerías es invariable. Veinte anaqueles, a cinco largos anaqueles por lado, cubren todos los lados menos dos; su altura, que es la de los pisos, excede apenas la de un bibliotecario normal. Una de las caras libres da a un angosto zaguán, que desemboca en otra galería, idéntica a la primera y a todas. A izquierda y a derecha del zaguán hay dos gabinetes minúsculos. Uno permite dormir de pie; otro, satisfacer las necesidades finales. Por ahí pasa la escalera espiral, que se abisma y se eleva hacia lo remoto. En el zaguán hay un espejo, que fielmente duplica las apariencias. Los hombres suelen inferir de ese espejo que la Biblioteca no es infinita (si lo fuera realmente ¿a qué esa duplicación ilusoria?); yo prefiero soñar que las superficies bruñidas figuran y prometen el infinito… La luz procede de unas frutas esféricas que llevan el nombre de lámparas. Hay dos en cada hexágono: transversales. La luz que emiten es insuficiente, incesante.

Para acabar de leer el cuento sigue el enlace. La Petite Claudine pone un fragmento de otro cuento de Borges y una batería de enlaces sobre el autor.

3 comentarios en “mientras tanto, en el mundo…”

  1. el hacedor comenta:

    Borges es mucho borges….que aceite que frutos secos…para ponerse ciego!!!

    Un besazo.

  2. carmen comenta:

    Una de las cosas que siempre me ha fascinado al leer un libro, es que aunque las palabras son las mismas (hay nombres, verbos, adjetivos,etc) y se repiten de forma incesante en un texto, cada libro cuenta una historia diferente.

    Borges cuenta en el relato que la civilización puede extinguirse y que quedarán los libros. Irónicamente eso relacionado con la foto que ilustra el post, me ha recordado a “La máquina del tiempo” de H.G.Wells, donde pasa todo lo contrario.

  3. dvd comenta:

    >> que frutos secos y que aceite… tu si que pierdes aceite :):):) todavía estoy riendo… gracias, verdad… necesitaba reirme :);) otro beso

    >> A mi me fascina los mismo de la musica, con solo siete notas (ya se que luego los sostenidos, bemoles, octavas y demas cosas hacen que se multipliquen) la cantidad de musica que se puede componer.

Haz un comentario