bibliotecas invisibles (19)

10 octubre, 2006 :: 5:50 | Esto es puro fitas con unos toques delletraferit

Hace algún tiempo os hable de la llamada Biblioteca Invisible, la biblioteca compuesta por los libros que solo son citados en otros libros pero que nunca se llegaron a escribir. El libro que estoy leyendo actualmente trata sobre escritores que no escriben (dicho asi parece una letra de una canción de Sabina) y habla de otras bibliotecas invisibles.

La “fita” (que es muy larga) esta extraída del libro Bartleby y compañia de Enrique Vila-Matas.

“Daría lo que fuera por poseer la biblioteca imposible de Alonso Quijano o la del capitán Nemo. Todos los libros de esas dos bibliotecas están en suspensión en la literatura universal, como lo están también los de la biblioteca de Alejandría, con esos 40.000 rollos que se perdieron en el incendio provocado por Julio César. Se cuenta que, en Alejandría, el sabio Ptolomeo llegó a concebir una carta a “todos los soberanos y gobernantes de la tierra” en la que pensaba pedir que “no dudasen en enviarle” las obras de cualquier género de autores, “poetas o prosistas, rétores o sofistas, médicos y adivinos, historiadores y todos los demás”. Y, en fin, se sabe también que Ptolomeo ordenó que fuesen copiados todos los libros que se encontrasen en las naves que hacían escala en Alejandría, que los originales fuesen retenidos y a sus poseedores se les entregaran las copias. A este fondo le llamó después “el fondo de las naves”.

Todo eso desapareció, el fuego parece el destino final de las bibliotecas. Pero aunque hayan desaparecido tantos libros, éstos no son la pura nada, sino al contrario, están todos en suspensión en la literatura universal, como lo están todos los libros de caballerías de Alonso Quijano o los misteriosos tratados filosóficos de la biblioteca submarina del capitán Nemo – los libros de don Quijote y de Nemo son “el fondo de la nave” de nuestra más íntima imaginación-, como lo están todos los libros que Blaise Cendrars quería reunir en un volumen que proyectó durante largo tiempo y que estuvo muy a punto de escribir: Manuel de la bibliographie des livres jamais publiés ni même écrits.

Biblioteca no menos fantasma, pero con la particularidad que existe, de que puede ser visitada en cualquier momento, es la Biblioteca Brautigan, que se encuentra en Burlington, Estados Unidos. Esa biblioteca lleva su nombre en homenaje a Richard Brautigan, escritor underground norteamericano, autor de obras como El aborto, Willard y sus trofeos de bolos y La pesca de truchas en América.

La Biblioteca Brautigan reúne exclusivamente manuscritos que, habiendo sido rechazados por las editoriales a las que fueron presentados, nunca llegaron a publicarse. Esta biblioteca reúne sólo libros abortados. Quienes tengan manuscritos de esa clase y quieran enviarlos a la Biblioteca del No o Biblioteca Brautigan no tienen más que remitirlos a la población de Burlington, en Vermont, Estados Unidos. Sé de buena tinta -aunque allí estén sólo interesados en almacenar mala tinta- que ningún manuscrito es rechazado; todo lo contrario, allí son cuidados y exhibidos con el mayor placer y respeto.”

2 comentarios en “bibliotecas invisibles (19)”

  1. carmen comenta:

    Me resulta muy raro que comentes este libro (sabes que tengo un gusto retorcido por seguir hablando de cosas que a nadie interesen).

  2. abotepronto.net 1.0.0 — Preferiría no hacerlo comenta:

    [...] Y en octubre cite uno de los apuntes del libro asi que os invito a releerlo :);):P Sin comentarios + [...]

Haz un comentario