la flecha que nunca volvió

18 marzo, 2010 :: 10:36 | Esto es puro dvd

Hay una frase que me persigue desde el momento que la escuche por primera vez: “duerme en la misma habitación donde tenia la cuna”. Es una frase de la serie Big Bang Theory y la dice uno de sus protagonista sobre uno de sus compañeros que vive con su madre en una especie de infancia eterna.

Y la frase me persigue porque resulta que yo también duermo en la misma habitación donde estaba mi cuna. No es que viva con mis padres sino que resulta que vivo en la casa que era la casa de mis padres cuando yo era pequeño. Hace años que nos fuimos a otra casa pero cuando llegue la hora de independizarme volví a nuestra antigua casa. Iba a ser algo pasajero y temporal, cinco años a lo sumo, pero las cosas no van como uno piensa que irán… Pero ahora si, ahora parece que me voy de esta casa infantil para encontrar un lugar donde estrenar mi adultez.

Y que tiene esto que ver con el titulo de este post… pues todo y nada. Como esta casa era la casa donde crecí, tiene montones de historias y supongo que me voy a ir recordando de ellas durante esto días…

En mi casa siempre ha habido libros, muchos libros. Y muchos pertenecían a alguna colección rollo clásicos juveniles de aventuras, o selección de misterio y terror… Un día, mis padres hablando con una vecina como esta les dijo que su hijo (un chico más o menos de mi edad, muy callado y con una disminución auditiva considerable -supongo que esto segundo debe ayudar bastante a lo de ser callado-) leía mucho, le recomendaron un libro de aventuras (de aquella colección clásicos de aventuras juveniles o similar) El libro en cuestión era La flecha Negra de Stevenson. Y no solo se lo recomendaron sino que se lo prestaron.

La flecha negra (detalle portada de la edicion Penguin Classics)

Realmente no se si el chico se leyó o no el libro, simplemente porque ese libro no volvió nunca. La colección se quedo allí, en la estantería, incompleta… Y hoy, al pensar en empaquetar mis libros, me he acordado de esa flecha que se fue y nunca volvió.

8 comentarios en “la flecha que nunca volvió”

  1. Rubèn comenta:

    Recuerdo tener ese libro también en mi dormitorio. Me encantaban las ilustraciones (que triste decir esto de un libro pero así era).

  2. narrete comenta:

    los mejores libros (como los instrumentos musicales) son aquellos que no tienen dueño, que van de mano en mano para ser leídos…

    yo he acogido a alguno de esos libros, “A tuba abierta -autobiografía de un grifota-” de Oriol Romaní. Ahora ha vuelto a casa, pero quien sabe por cuanto tiempo.

  3. dani comenta:

    Felicidades….

    Yo no dormiré donde tenia la cuna pero si volveré a mi casa de la infancia. Que biennnn

  4. Pigmalión comenta:

    Una tía mía me regalaba por cada cumpleaños un clásico de aventuras de Stevenson o de Verne, en aquella época no lo apreciaba tanto pero acababa por leérmelos y son los que forjaron lo que ahora soy.
    Y Rubén, a mi no me parece triste decir eso de un libro es una virtud añadida que a veces se convierte en la única del libro, pero virtud al fin y al cabo.

  5. dvd comenta:

    Ostras, os molan las historias personales ehhh :)

    >> Rubèn, a mi también me gustaban las ilustraciones y debo reconocer que los aquellos libros los ojee mil veces y los leí una o dos porque tanto texto echaba para atrás a cualquiera… La idea de lectura juvenil de aquella epoca no es la misma que ahora.

    La pena es que no he encontrado ninguna referencia por internet sobre esa edición y no he podido poner ninguna de aquellas laminas… Supongo que seria uno de los trabajos a realizar cuando tenga muchooooooooooooo tiempo…

    > Narrete, bienvenido. El tema de liberar libros me parece cojonudo, lo que no me lo parece tanto es que cuando te prestan un libro no lo devuelvas… aunque no lo hayas leído. Otra cosa es que te lo regalen…

    > dani, gracias… felicidades a ti también :)

    > Pigma, me parece que te puede el oficio :) Y sin duda los clásicos son los clásicos y hay que volver a ellos… sobretodo si son lecturas de nuestra juventud o infancia.

  6. pocus comenta:

    Si te digo lo que hice yo donde tuve la cuna…

  7. dvd comenta:

    La verdad Pocus es que no se me ocurre nada que hayas podido hacer en donde estuvo tu cuna y que yo, en un momento o otro, no haya hecho :) ;) :P

  8. Carmen comenta:

    Gracias por la dedicatoria, son las piernas más bonitas que yo haya visto nunca… y en esa escena se mueve como una gata.

    Yo tengo muchos mejores libros y no son de los que van de mano en mano para que todo el mundo los lea. Ahora los pobres se apilan en cajas, esperando una nueva estantería donde vivir, pero no nuevas manos, yo siempre necesito volver a ellos, un párrafo, un capítulo, una frase.

    Gracias otra vez.

Haz un comentario