l’orella escapçada *

18 mayo, 2014 :: 20:02 | Esto es puro abp

En un par de semanas me ha ocurrido un par de situaciones que tienen las orejas y su rotura su eje principal y como no quiero que se me olviden o ya las empiezo a fabular en mi recuerdo he pensado que era buena idea recuperar este espacio y explicarlas…

La primera es algo la más truculenta. Resulta que de pronto y sin avisar (como ocurren esta cosa) el tranvía donde iba tuvo un susto y aunque el conductor consiguió parar el convoy antes de arrollar un coche que se había saltado un semáforo no pudo evitar que con el frenazo una señora mayor que se había subido en la parada anterior y no se había sentado se cayera al suelo y se golpease con uno de los laterales de hierro. Cayo relativamente cerca de mi y en un primer momento pensé que no se había hecho mas que la caída (que fue en dos tiempos, de rodillas y de lado) pero empece a ver como le goteaba sangre de debajo de la cabeza… Me levante y mire de donde salia la sangre sin levantar a la señora (que no había perdido el conocimiento) Pensaba que seria un golpe en la cabeza, en la sien o similar pero no resulta que se había seccionado casi la mitad de la oreja de raíz… ademas la señora llevaba gafas y la patilla se había introducido entre la cabeza y el pabellón auricular. Le saque la patilla y le apreté la herida con uno de los pañuelos que alguien del vagón me paso (nadie vio nada) La señora se quejaba del golpe y varios pasajeros en sus ganas de ayudar gritaban y la intentaban levantar.

La verdad es que todo fui muy rápido pero aguantando la cabeza de la señora intente que me escuchara y me pudiera decir su nombre. La intente tranquilizar diciéndole que era un golpe pequeño pero que los cortes son muy escandalosos. La señora parecía no estar mareada así que la incorporamos primero sentándola en el suelo y luego ya de pie para sentarla en un asiento del tranvía.

Ya se habían llamado al 112 o al 061 y el conductor ya había pasado incidencia a la central.

Yo deje de apretar la herida y le dije a la señora que siguiera ella apretándose… lo que pasa a continuación ya no tiene mucho que ver con la historia de las orejas pero todavía tengo fresca la imagen del accidente…

Gray904

Pero unos días después (una semana o así) tuve otra historia… en el metro un chico llevaba la oreja derecha toda inflamada con un corte horizontal que se la había rajado toda la concha desde el agujero del oído hasta el borde. Llevaba la oreja cosida con unos puntos que me parecieron algo burdos (como punto de cruz quirúrgico) No se me pareció curioso y lo primero que pensé es que se la habían rajado con una navaja (al estilo de la nariz de Jake Gittes en Chinatown) No sé, una pelea o un ajuste de cuentas con aviso incluido…

Pero mi compañero de viaje me hizo notar que el chico iba vestido de practicar deporte y con una bolsa bastante abultada de esas para entrenar con espacio para botas, ropa y equipaje extra) y lanzo la teoría de que era una “herida” de jugar a rugby o similar (un poco al estilo de las orejas de coliflor de los luchadores) pero resulta que al levantarse para bajarse del metro pudimos ver que la otra oreja (la izquierda tenia una herida similar) asi que no se si la explicación ganaba más enteros o no…

* Recupero el espacio del blog y lo hago con la chulería de hacerlo con una entrada con titulo en català pero es que estoy de acuerdo en que este titulo tiene mejor sonoridad en català que en castellano. La referencia oculta no es otra que el álbum La oreja rota de la aventuras de Tintín.

Haz un comentario