mi abuelo, las novelas del oeste y la subliteratura

4 agosto, 2014 :: 20:02 | Esto es puro dvd con unos toques delletraferit

Hace unos días, paseando por el Mercat de Sant Antoni me encontré con una caja de verdura llena de novelas del oeste, de aquellas llamadas de duro y escritas por Marcial Lafuente Estefania.

IMG_20140518_120330

No era la primera vez que veía esas novelas pero en ese momento me acorde de mi abuelo. Mi abuelo leía, leía mucho. En su época era poco habitual que la gente de su origen y trayectoria vital supiera leer o escribir pero el sabia, y enseño a su mujer y a sus hijos (mi madre relata clases particulares a la luz del carburo) Y mi abuelo era lector militante.

Tenia una biblioteca poco nutrida pero con algunos clásicos y una gran enciclopedia que era un joya en la época de mis trabajos escolares.

Cada martes, bajaba a los encantes (el mercadillo) que se montaban cerca de casa (todavía se montan) y volvía con un buen puñado de esas novelas. Y durante las semanas las leía. Y el martes siguiente volvía a bajar pero se llevaba las leídas para cambiarlas por otras o para que las que cogiera le costasen menos. No me acuerdo el precio pero casi seguro que no eran un duro.

Y aquí había un problema, si cada semana cogía cinco o diez novelas y devolvía cinco rápidamente no sabias cuales habías leído y cuales no, los títulos eran muy parecidos, las portadas también y siempre estaba el eterno Marcial Lafuente Estefania. Pero a grandes problemas grandes soluciones.

Mi abuelo (como el resto de lectores de esas novelas) marcaba las novelas leídas con una marca en la parte superior del lomo… La marca de mi abuelo era una x. Otros lectores hacían la suya, una raya o un punto o una letra. Recuerdo que algunas se hacían en la portada pero a mi abuelo no le gustaba porque “marcaba” el libro.

Eche un ojo a la caja y no vi ninguna novela con la marca de mi abuelo.

Pero ver la caja me trajo otro recuerdo. Fue en sexto o séptimo de EGB, además de lengua castellana teníamos una asignatura de literatura… y en una de las primera lecciones (incluso puede que fuera la primera) hablaba de que existía una especie de subliteratura, una literatura que no lo era, de baja calidad que no pasaba el corte de la definición de literatura y que las novelas del oeste, esas que leía mi abuelo, eran un ejemplo. En ese momento me molesto un poco, aquel libro decia que lo que hacia mi abuelo, que a mi me fascinaba porque leía, allí sentado en su sillón mecedora era una especie de subproducto que no tenia la calidad suficiente para ser considerado cultura…

Con el tiempo pienso que me he dado cuenta que aquellas novela, lo que hacia mi abuelo y los recuerdos que me despiertan (y que en parte hacen que siga leyendo o que escriba) son Cultura con C mayúscula y las novelas del oeste de Marcial Lafuente Estefania Literatura con L mayúscula.

5 comentarios en “mi abuelo, las novelas del oeste y la subliteratura”

  1. Sara Pardina comenta:

    Buenos días,

    Nos ha encantado tu entrada. Espero que te haga ilusión y te traiga aún más recuerdos la publicación en digital, en la editorial Leer-e, de la colección “Héroes del Oeste” con 100 títulos de Marcial Lafuente Estefanía :)

    http://www.leer-e.es/ebooks/editoriales/leer-e-marcial-lafuente-estefan-a

    ¡Un saludo!

  2. Sara Pardina comenta:

    Fe de erratas: “Héroes de la pradera” ;)

  3. Victor comenta:

    Hola ! Recomiendo una novela trepidante del Oeste: ” TIEMPOS PERDIDOS “. Si os gustan las típicas novelas de pocas páginas ” pulp “, este libro os convencerá. Podéis leer la sinopsis y el primer capítulo en: http://bubok.es/libros/228290/TIEMPOS-PERDIDOS
    Gracias y saludos.

  4. Jenofonte comenta:

    Mi favorito era Keith Luger (a Marcial Lafuente no lo soporté nunca), y en las novelitas del espacio, recuerdo a Clark Carrados. No concuerdo con la calificación de “subliteratura”, la encuentro arrogante. Es interesante lo que dice G.K. Chesterton en su “En defensa de las novelitas de a penique”.

  5. Noor comenta:

    : salut, c’est sympa de passe par ici. Philip Roth est surprenant. Il pratqiue l’uchronie pour la premie8re fois avec cet ouvrage : loin de son re9alisme typiquement ame9ricain auquel il nous avait habitue9 depuis des anne9es et des anne9es.@Thierry : que ton passage soit rapide ou pas, tu es toujours le bienvenu.Le maeetre du chateau : je crois que je vais le relire ce livre parce que tout le monde en parle en bien, et que pour ma part il e9quivaut au souvenir d’un puissant ennui. Je devais eatre e0 cf4te9 de mes neurones litte9raires.Amitie9s e0 tous les deux.Gillou

Haz un comentario