Archive for the 'fitas' Category

atención

Lunes, agosto 31st, 2009

Nos llamo atención que en una de las calles de Cagliari nos avisaran de forma tan clara y precisa.

attenti al vampiri

 
“Atentos a los vampiros”

Pintada en el barrio del Castello en Cagliari (Cerdeña). En una segunda linea se puede leer la frase (más propia de los libros de autoayuda) “vive la vida aunque duela”

 

¿Y qué diferencia hay?

Sábado, mayo 24th, 2008

—Un momento, Juanita. Decídete. Esto del Snow Crash… ¿es un virus, una droga o una religión?
—¿Y qué diferencia hay? —dice Juanita encogiéndose de hombros.”

Cita sacada de Snow Crash, novela de Neal Stephenson
que ya os comente que seria una de mis próximas lecturas

 

Y yo, señor Dickens, y yo (5)

Miércoles, enero 9th, 2008

Charles Dickens escribió sobre la Caperucita Roja: “Si sólo hubiese podido casarme con ella habría conocido la dicha perfecta”

Y viendo imágenes como la siguiente, solo puedo decir: “Y yo , señor Dickens, y yo”

Caperucita Bellucci

Si os apetece leer un poquito más sobre las caperucitas rojas os recomiendo este articulo de Alberto Manguel y un par de entradas de este blog :);):P

las leyes se cumplen

Lunes, junio 25th, 2007

Al menos la regla 34 (además se trata de una regla sagrada aceptada tácitamente en toda Internet)

Si existe, hay porno sobre ello.

No importa si es un comic, serie de televisión, película, programa infantil o documental, con personajes humanos, animales, reptiles, mecánicos, infantiles o superheróicos… Si existe en este universo, alguien ya lo ha convertido en porno.

Visto en Halón Disparado y ellos lo vieron en Atomic Buddha.

prácticamente cualquier cosa

Domingo, mayo 13th, 2007

Aquello era lo bueno del color negro. Si una iba vestida de negro podí­a ser prácticamente cualquier cosa. Madre superiora o madama de burdel, no era más que una cuestión de estilo. Dependí­a simplemente de los detalles.”

Cita sacada de Mascarada, novela de la saga de MundoDisco de Terry Prachett

 

el amor, el amor, coño con el amor

Miércoles, febrero 14th, 2007

¿Me amas?
– Si, te amo
– Pero ¿tú sabes lo qué es el amor?
– Claro, amor es lo que siente un hombre por su perro”

Cita de memoria de una promo antigua de un tebeo de Norma.
El titulo del post es un juego de palabras
con el estribillo de la canción La Humedad de Daniel Higiénico

la justicia

Miércoles, febrero 7th, 2007

Llevaba unos días pensando en que tenia que citar un texto publicado en Halón Disparado pero entre el especial y los eventos de la semana pasada no había tenido tiempo. Algunos veréis una relación entre la frase y mi línea de pensamiento pero solo puedo decir que ya llevo dos semanas sin hablar de tetas.

“Lo que me acojona de la cuestión es que a uno le puedan cambiar las reglas, el tablero y hasta el taburete por una polla, en mitad de la partida. O que dichas reglas dependan de quién seas. Porque uno debe de poder confiar en el sistema. La Justicia debe llevar venda, espada, balanza y túnica. No un parche, un sable, un loro y las tetas al aire. Más que nada porque te puedes quedar mirándolas y así no hay quien juegue.”

Extracto de la entrada Basta de pensamiento binario (o Las tetas de la Justicia)
en Halón Disparado.

cosas del ánimo (4)

Martes, noviembre 21st, 2006

Supongo que os habéis dado cuenta que llevo más de una semana sin escribir por aqui. Y eso no es buen síntoma. La verdad es que acercándome al post nº300 se podría considerar una de esas crisis que se achacan a los 30 o a los 40. Y ademas la mayoría de cosas que encuentro y guardo en la recamara son citas o pequeños textos pero que no me acaban de convencer para publicarlo.

Y hoy, leyendo la columna La cripta, los guías y el pistolero de Arturo Perez-Reverte (como ya comente es una de mis frecuentes lecturas) me he encontrado con una frase que resume mi estado:

“Pero me había quedado el ánimo removido”

Y para acabar de redondear la cosa, la columna acaba con una frase que me recuerda a una del post del pitufo gruñón.

bibliotecas invisibles (19)

Martes, octubre 10th, 2006

Hace algún tiempo os hable de la llamada Biblioteca Invisible, la biblioteca compuesta por los libros que solo son citados en otros libros pero que nunca se llegaron a escribir. El libro que estoy leyendo actualmente trata sobre escritores que no escriben (dicho asi parece una letra de una canción de Sabina) y habla de otras bibliotecas invisibles.

La “fita” (que es muy larga) esta extraída del libro Bartleby y compañia de Enrique Vila-Matas.

“Daría lo que fuera por poseer la biblioteca imposible de Alonso Quijano o la del capitán Nemo. Todos los libros de esas dos bibliotecas están en suspensión en la literatura universal, como lo están también los de la biblioteca de Alejandría, con esos 40.000 rollos que se perdieron en el incendio provocado por Julio César. Se cuenta que, en Alejandría, el sabio Ptolomeo llegó a concebir una carta a “todos los soberanos y gobernantes de la tierra” en la que pensaba pedir que “no dudasen en enviarle” las obras de cualquier género de autores, “poetas o prosistas, rétores o sofistas, médicos y adivinos, historiadores y todos los demás”. Y, en fin, se sabe también que Ptolomeo ordenó que fuesen copiados todos los libros que se encontrasen en las naves que hacían escala en Alejandría, que los originales fuesen retenidos y a sus poseedores se les entregaran las copias. A este fondo le llamó después “el fondo de las naves”.

Todo eso desapareció, el fuego parece el destino final de las bibliotecas. Pero aunque hayan desaparecido tantos libros, éstos no son la pura nada, sino al contrario, están todos en suspensión en la literatura universal, como lo están todos los libros de caballerías de Alonso Quijano o los misteriosos tratados filosóficos de la biblioteca submarina del capitán Nemo – los libros de don Quijote y de Nemo son “el fondo de la nave” de nuestra más íntima imaginación-, como lo están todos los libros que Blaise Cendrars quería reunir en un volumen que proyectó durante largo tiempo y que estuvo muy a punto de escribir: Manuel de la bibliographie des livres jamais publiés ni même écrits.

Biblioteca no menos fantasma, pero con la particularidad que existe, de que puede ser visitada en cualquier momento, es la Biblioteca Brautigan, que se encuentra en Burlington, Estados Unidos. Esa biblioteca lleva su nombre en homenaje a Richard Brautigan, escritor underground norteamericano, autor de obras como El aborto, Willard y sus trofeos de bolos y La pesca de truchas en América.

La Biblioteca Brautigan reúne exclusivamente manuscritos que, habiendo sido rechazados por las editoriales a las que fueron presentados, nunca llegaron a publicarse. Esta biblioteca reúne sólo libros abortados. Quienes tengan manuscritos de esa clase y quieran enviarlos a la Biblioteca del No o Biblioteca Brautigan no tienen más que remitirlos a la población de Burlington, en Vermont, Estados Unidos. Sé de buena tinta -aunque allí estén sólo interesados en almacenar mala tinta- que ningún manuscrito es rechazado; todo lo contrario, allí son cuidados y exhibidos con el mayor placer y respeto.”

probandome otros nombres

Lunes, julio 10th, 2006

No soy un fulano
con la lágrima fácil,
de esos que se quejan sólo por vicio.

Si la vida se deja yo le meto mano
y si no aún me excita mi oficio,
y como además sale gratis soñar
y no creo en la reencarnación,
con un poco de imaginación
partiré de viaje enseguida
a vivir otras vidas,
a probarme otros nombres,
a colarme en el traje y la piel
de todos los hombres
que nunca seré:

Al Capone en Chicago
legionario en Melilla
pintor en Montparnasse.

Mercenario en Damasco
costalero en Sevilla
negro en Nueva Orleans.

Viejo verde en Sodoma
deportado en Siberia
sultán en un harén.

¿Policía? ni en broma
triunfador de la feria
gitanito en Jerez.

Tahur en Montecarlo
cigarrillo en tu boca
taxista en Nueva York.

El más chulo del barrio
tiro porque me toca
suspenso en religión.

Confesor de la reina
banderillero en Cádiz
tabernero en Dublín.

Billarista a tres bandas
insumiso en el cielo
dueño de un cabaret.

Arañazo en tu espalda
tenor en Rigoletto
pianista de un burdel.

Bongosero en la Habana
casanova en Venecia
anciano en Shangri La.

Polizón en tu cama
vocalista de orquesta
mejor tiempo en Le Mans.

Cronista de sucesos
detective en apuros
conservado en alcóhol.

Violador en tus sueños
suicida en el viaducto
guapo en un culebrón.

Morfinómano en China
desertor en la guerra
boxeador en Detroit.

Cazador en la India
marinero en Marsella
fotógrafo en Play Boy.

Pero si me dan a elegir
entre todas las vidas, yo escojo
la del pirata cojo
con pata de palo
con parche en el ojo,
con cara de malo,
el viejo truhán, capitán
de un barco que tuviera
por bandera
un par de tibias y una calavera.

Letra de la canción La del pirata cojo de Joaquin Sabina, publicada en el lp Física y Química (1992)

Aunque la canción acaba con uno de los estribillos más conocidos del Flaco, pero hoy esta letra viene a cuento porque esta mañana he estado “viviendo otra vida, probándome un nombre y me he colado en el traje y la piel de un hombre que nunca seré” (o al menos que solo lo seré temporalmente) Un saludo :);):P